Si tu caso es el de un consumidor habitual de productos de alimentación como puede ser un huevo, sabrás de la importancia de buscar la fecha de caducidad de un producto cuyo consumo posterior a la misma sea de un gran riesgo para la salud. Pero quizás hayas observado que, aparte de la fecha de consumo preferente haya otros números y codificaciones en el mismo que no entiendas.

Si por el contrario eres un fabricante de huevos, conocerás la obligación y necesidad de cumplir con los requisitos de una correcta codificación cuyo significado es internacional, y que pasamos a explicar a continuación.

Comenzamos por el etiquetado de las cajas de los huevos, que siguiendo las leyes de la Unión Europea, deberán indicar los siguientes datos:

Fecha de caducidad. El cálculo a realizar para obtener la fecha de consumo preferente es el de 28 días después de la puesta del huevo.

Modo de cría de la gallina.

Gallinas criadas en jaulas. Éste es el sistema de cría más común en España. Se deben mantener unas condiciones de enjaulado, con lima de uñas y recogida de los huevos sin contacto con el estiércol. A pesar de ser más limpio y controlado, provoca una peor calidad de vida de las gallinas.

Gallinas criadas en suelo. Las gallinas se mueven más libremente en las naves en las que se alojan, pero hay una alta densidad de ellas, que no debe superar las 9 gallinas por metro cuadrado. Disponen de comida, agua, ponederos y zonas de descanso.

Gallinas camperas. Además de una nave como las de las gallinas criadas en suelo, las camperas disponen de corrales al aire libre para salir al exterior.

Gallinas ecológicas. Estas gallinas además de tener un modo de vida similar a las camperas, se alimentan a base de pienso ecológico, con normas específicas basadas en la reglamentación sobre producción ecológica de huevos establecida por la UE.

Tamaño del huevo. Hay cuatro tamaños que deberemos distinguir:

  • XL o Súper grandes, cuyo peso será mayor de 73 gramos.
  • L o Grandes. Su peso estará entre 63 gr. y 73 gr.
  • M o Medianos, con un peso de entre 53 gr. y 63 gr.
  • S o Pequeños. Estos huevos serán los que no lleguen a 53 gramos de peso.

Recomendación de mantener los huevos en la nevera tras su compra.

Aparte de esta información obligatoria, las etiquetas pueden incluir otra información como la fecha de puesta de los huevos, el tipo de alimentación de las gallinas o la composición nutritiva del huevo.

Si nos fijamos en el código marcado en las cáscaras de los huevos observaremos los siguientes dígitos.

Código del huevo

Fotografía: El gran libro del huevo

En el primer dígito veremos un número del 0 al 3, que indicará el modo de cría de la gallina, siendo el 0 el correspondiente a las gallinas de cría ecológica, el 1 el de las camperas, el 2 el correspondiente a las criadas en suelo y el 3 el de las gallinas de jaula.

A continuación leeremos los 2 siguientes dígitos, correspondientes a las letras del país de la Unión Europea. En el caso de ser huevos puestos en España, se codificarán con las letras ES.

Los siguientes 5 dígitos representarán el código postal, haciendo los dos primeros referencia a la provincia y los tres siguientes al municipio de origen.

Tras ellos, los dígitos restantes corresponderán a la granja de la que proceden los huevos.

De este modo, todos los huevos que llegan hasta el consumo humano pueden ser localizados y deben ofrecer al comprador toda la información necesaria sobre su origen y procedencia.

De ahí la importancia de un marcado perfecto, con alta calidad de impresión para su perfecta lectura, tanto en definición de símbolos, letras y números, como en el uso de tintas ecológicas y que no migran al producto.

Cáscara huevo

Conoce nuestras impresoras industriales Zanasi para el marcaje y trazabilidad de productos de alimentación como los huevos.  Porque ellos se encargan de marcarlos por dentro y nosotros lo hacemos por fuera… 😉