El pasado 1 de agosto entró en vigor el Reglamento UE 2017 / 1369 del Parlamento Europeo y del Consejo de 4 de julio de 2017 derogándose la Directiva 2010/30/UE. Este nuevo reglamento busca la reducción del consumo energético del usuario, de manera que éste pueda ser capaz de elegir los productos más eficientes.
Según informa el Diario Oficial de la Unión Europea, esta normativa se aplica a los productos introducidos en el mercado o puestos en servicio, que tienen relación con la energía, regulando la información que deberá aparecer en la etiqueta. En dicho etiquetado energético deberá incluirse la eficiencia energética y el consumo de energía durante el uso del aparato. De este modo, los clientes podrán elegir los productos según su eficiencia.

Obligaciones de proveedores y distribuidores

El Reglamento UE 2017 / 1369 obliga a los proveedores a asegurarse de que todos los productos que introduzcan en el mercado estén individualmente etiquetados y dispongan de fichas de información del producto.

Esta normativa se aplicará obligatoriamente desde el 1 de enero de 2019, por lo que el proveedor deberá cumplirla para cada producto que introduzca en el mercado desde esta fecha. Los datos a incluir en las etiquetas serán nombre o marca comercial, identificador del modelo, datos de contacto del proveedor, tipo de eficiencia energética, y etiqueta y parámetros de la ficha de información en formato electrónico.

Los distribuidores deberán exponer las etiquetas de manera visible y también en venta online, así como disponer de la ficha de información del producto para el cliente, si éste lo solicita en el punto de venta.

En cualquier promoción realizada del producto, tanto proveedores como distribuidores deberán hacer referencia a la clase de eficiencia energética que posea.

Accede a nuestra oferta de sistemas de etiquetado o consulta con nuestros técnicos sobre tus necesidades.