Hoy en día el consumidor ha evolucionado en su experiencia e interés hacia la lectura de las etiquetas de los productos que compra. La comida saludable ya forma parte de nuestras vidas, y los ingredientes que componen los alimentos que compramos son objeto de alto interés, siendo de alta preocupación el origen de los mismos, así como las modificaciones genéticas que puedan haber sufrido en su proceso de elaboración.

El Reglamento (UE) nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de octubre de 2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor en el etiquetado de los productos, deberá aplicarse obligatoriamente a partir del 13 de diciembre de 2016, pero muchas marcas ya se adelantan a la normativa, con información extra que pueda atraer al usuario.

En otros países, la información incluida en el etiquetado es de gran relevancia e incluye exigencias específicas según los intereses de cada población. En EEUU hay una especial preocupación por los transgénicos, pero de momento no hay normas específicas que exijan información sobre su presencia en el etiquetado. Inglaterra ha comenzado a incluir la cantidad de ejercicio físico que debería realizarse para quemar el valor energético consumido.

El marketing es en estos casos muy importante, ya que la información de las etiquetas llegará al consumidor de una manera más o menos atractiva según cómo se presente.

Por ello, las empresas y marcas del sector alimenticio deberán estudiar y atender las necesidades tanto legales como de diseño para imprimir y aplicar etiquetas de interés sobre sus productos.

Con las exigencias del mercado, las impresoras aplicadoras industriales Arca están preparadas para enfrentarse a todo tipo de necesidades tanto de impresión como de condiciones de aplicación. Desde Grupo CBM realizamos un estudio personalizado para cada empresa según sus necesidades, productos y objetivos de impresión y aplicación de etiquetado para productos de alimentación.

Póngase en contacto con nosotros y le atenderemos personalmente.